lunes, noviembre 08, 2010

Los dolores del jueves



Mi nombre es Karen, tengo 25 años, mido 1.58 mts. Soy morena y de cabello rizado. Soy de cerveza, música, nicotina; Soy de luz amarilla, vino tinto y de historias románticas. Soy de café sin azúcar, de agua de panela, de neón y de alquitrán; soy de “abrázame fuerte que hoy te quiero”. Soy de cha-cha-cha, salsa, boogaloo, mambo, blues y de all star. Soy de calles solitarias, de lluvias, de libros guardados y de amor.
Tengo dos maletas negras llenas de recuerdos: guardo el empaque de una galleta waffle sabor a vainilla, que una noche me regalo mi primer amor; conservo un mechón de mi cabello largo desde hace 10 años. También conservo un camafeo dorado, un reloj de cuerda que se detuvo a las cuatro y treinta, mi máquina de escribir; guardo un pedazo de periódico con la historia de un niño que se casó con su violadora. Guardo el dedal del primer beso y recortes de revistas.
Tengo poco trabajo y mucho ocio. Tengo sueños pendientes: 8 realizables y 3 irrealizables. Dos deseos pendientes: Uno a una estrella fugaz. El otro: un deseo sexual, amoroso-carnal adherido a una manilla que compré a una artesana por 200 pesos.
Hoy es jueves. Hoy estoy mundana. Hoy estoy, algo así como triste. Tengo ganas de llorar y de limpiar mi cielo.
Me duele el estomago. Me duele el vientre. Me duele mi ambigüedad.
Me duelen tus ojos, en los que a veces me encuentro. Me duele tu amor que no es tuyo, ni es mío.
Me duele él: que esta cercanamente lejos; me dueles tú: que estas lejanamente cerca.
Me duelen las pastillas. Me duelen las madrugadas. Me duelen tus besos que no son en vano. Me duelen tus pesadillas. Me duelen mis sueños, que siempre son tuyos.
Me duele mi ciudad esponjada en prejuicios. Me duelen los que no se curan el alma. Me duelen los que postergan el amor.
Me duelen las únicas buenas cuatro canciones de Coldplay que por tu culpa nunca más pude escuchar.
Me duele el órgano cardiaco, que con su extra-sístole te quiere de más. Me duelen tus cartas de amor que tuve que olvidar.
Me duele que no me invites a desordenarte el corazón.
Me duele mi tiempo al viento. Me duelen sus viajes a los ausoles. Me duele la magia que no es de verdad. Me duele tu desamor. Me duele tu cielo agrietado: sucio, prestado y perdido.
Me duele que seas ceniza, muñeco de papel, sombra en la pared. Me duele que seas de látex, de cartón, que seas ácueo, que seas de pajazos mentales.
Que seas ratón, lagarto, hombre lobo, perro, 16 hombres, gato y otra vez gato y otra vez perro.
Me duele el amor en los costados. Me duele el cuerpo. Me duelen los ojos cansados. Me duele saberte inolvidable por antonomasia. Me duelen los 874 besos que no me darás.
Me duele la posmodernidad, el hombre contemporáneo, el arte clásico, el crítico cara de “todo-lo-sé”. Me duele la tercera mujer de Lipovetsky. Me duelen los amores líquidos de Bauman. Me duelen los individuos con corazón de plástico. Me duele un poco la vida, mi familia, el frío, las heridas, mi barrio, los tres golpes de pecho.
Me duele el amén, las hostias, los pensamientos indecorosos cuando veo un confesionario, y para colmo, tener que rezar las tres avemarías.
Me duele sonreír si estoy triste. Me duelen las cosas que no puedo decirte –especialmente las que no voy a decirte- Me duelen mis dos libros perdidos: Uno de antología de cuentos de “El tiempo” y el otro de "cadáveres exquisitos". Me duelen las canciones malas. Me duelen los zapatos mojados, las fotos borradas, las risas en el rincón de tu casa. Me duele sacudirme un poco y empezar otra vez. Me duele el over and over and over again.
Me duelen las canciones de Sinatra, una Portuondo, las de Waits, las de Parker, las de Guillespi, las de Baker – especialmente las de Baker- . Algunas de Drexler y otras de Lafourcade. Las canciones de tu computador, me duelen.
Me duele Humphrey Bogart. Me duele la Rayuela. Me asusta Jodorowsky.
Me dueles tú, me duele él, me duelen ellos y me duelo yo.
Estoy cansada ya.

8 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

A mí, que en la desesperación del cansancio me duele ya hasta la cabeza; me alegra ver que todavía hay gente que sabe escribir.
Un fuerte abrazo

L.L. dijo...

Nena, me has traido una frase a la cabeza; "No odio esta vida, la amo, y eso es lo que me esta matando". No hay nada mas agotador y terrorifico que el dolor del cual no puedes percibir su fuente. Cuando te leo, nena, me dejas los labios secos, ya que intento modular las palabras mientras mis ojos las leen, mis labios se secan y se parten, y duelen. Es algo raro, que a veces, en la mañanas secas de Noviembre, te tenga en los labios, de una forma, un tanto extraña.

Borboleta Blues dijo...

Ainss, Ainss...

Anónimo dijo...

:)
Ms

Anónimo dijo...

...dilacen mis visceras...
Ms

Wendy dijo...

Me duele leer palabras que entiendan mi dolor. Me alivia, que existan y existas.

www.guccihandbagsoutlet.org dijo...

lin The third stop, are coach bags Blue came to Shanghai, filmmaker Steven David Lynch and Klein let that Chinese and western blends Cotillard in this city has played a heart-breaking Coach Wedges past life's love story: at the COACH BOOTS beginning of the story, the heroine after a long hotel corridor, full of suspense flavor. When Coach Backpack Bags Cotillard just entered the room, shortly after a Coach Backpack Bags smoke behind her raise, smoke dispersed, leaving a are Dior Coach Carly Bags coach bags. A panic, Cotillard recall past lover, and Coach Claire Bags had him lover will are Blue as the only trust, for Coach Ergo Bags a period of no ending love leave footnote. The Coach Garnet Bags reality and illusion of crisscross story, let a person lady-g Cotillard handsome charming face present before our eyes. That face amaze the stadium. When the play ended, drop-dead gorgeous carry elegant Dior coach bags are slowly down the steps, youth coach outlet online budding is the illustrator frenzy, elderly disabled old man even on their own strength to stand

Random dijo...

muy lindo todo pasate http://123random123.blogspot.com/