jueves, marzo 27, 2008

:::Esto pasa por estos días:::

*imagen por D.Casalins (robado sin autorización)



Imagina que por estos días estoy echa un asco.
Los días pasan ligeros y con cerveza,
con horas incalculables de ocio.

Alguien me muerde la cabeza,
no me inmuto...

Estas cosas pasan por estos días,
la lentitud de mi coherencia,
el remordimiento de mis borracheras
tengo no sé,
depresion universitaria,
excesos de tonterias
mi corazon en una lata,
donde guardo con él las ilusiones del día a día.

Ocurre esto todo los días,
me despierto con la pereza cronica,
con la vagabunderia existencial,
con un hombre a mi lado,
con besos enlatados,
con desayunos a la hora del almuerzo,
con abrazos de 5 ó 6 brazos.

Por las tardes ni siquiera miro la berruga del cielo
ni el orzuelo de tu ojo siniestro,
ni los cometas que apenas sobrevuelan o planean
ya no hago esas cosas,
en cambio,
peleo un poco con mi capacidad emocional de
verme sentada, acostada o simplemente de pie haciendo nada...

Asi es,
esto pasa todos los días.
Por las noches disfruto de la brisa que me golpea fuerte la nuca
disfruto de los planes absurdamente rebuscados por mi y por todos
las noches no tienen mucha acción,
me contento con mirar la cara acua de la luna,
no importa si ha salido o sino, siempre la busco
con la esperanza de que me de una cachetada.

Pero sobre todo, y no sé porque me quejó
disfruto por las noches, abrir esa lata cursi y de color rojo
donde tengo guardados mi corazón y besos calientes,
asados, a la plancha
de todos los sabores que puedan alimentarme para otro dia más.


miércoles, marzo 26, 2008

:::puntos suspensivos:::

La ansiedad comienza,
dos ojeras y algo mal del aparato digestivo.
Los dientes a veces se ponen a masticar solos,
siento una molestia constante, un rechinar de dientes que no puedo parar.

Comienzo a hablar sola,
a veces a iniciar conversaciones,
esos soliloquios tontos...
las meditaciones con el cigarro
y con la cerveza en la cabeza,
con el ron con coca-cola en la boca,
con el higado a punto de morir...
-animo, chico, animo!!! que aun quedan mas cervezas...
mas cigarrillos para descontaminar el ambiente saludable de los pulmones...
y tantas palabras por decirte, amigo de los malabares,
amigo aprendiz de mago,
amor tropical y psicotropico...
tengo ansiedad de ti...
aparece por favor, haz un truco
un trueque,
una canción,
un sonido a la bateria chatarra que esta en el patio de tu casa
¿aún esta la bateria alli? aún espera en el mismo lugar tu bienvenida?
Tengo ganas, sabes, de compartir el cigarro contigo en las tarde sentados en la puerta de tu casa
o simplemente de dividir el dinero para comprar otra cerveza mas...
y de lo que mas tengo ganas es de ver tu cara,
de escucharte...
de estresarte un poco con mis problemas amorosos y no amorosos,
con mis desintoxicaciones almaticas.
Simplemente por favor vuelve pronto.

martes, marzo 25, 2008

Escucha le moulin y mientras lees esto...


Escucho “le moulin”,
Siento la nostalgia de algo que no he perdido aún.
Pienso un poco en ti,
Bueno, un poco no,
Pienso mucho en ti.

¿Como será cuando no estés?
¿A quien le besaré los ojos?
¿A quien le morderé el cuello?
Me encanta observarte cuando duermes,
Mi efebo desnudo,
Profundo en el mundo Onírico;
mientras deseo que sea conmigo con quien sueñas.

¿Tendré que remendar nuevamente mi corazón?
Un transplante de amor necesito,
Un transplante de país, de ciudad, de amores
De ti, de mí,
De las horas en tu cama,
De las noches abrazada a tu cuerpo.

Hoy te dije que te quería,
La palabra salió de mi casi sin permiso,
No sé como paso…ahora tengo miedo,
Tengo miedo a los silencios que hubo cuando la palabra salió
desvergonzada de mi boca.

El zodiaco se equivocó,
Me afirmaba que fuera libre,
Que géminis y sagitario no tendrían
Más que una atracción física…
Maldito zodiaco, ojala me devuelva
Mi cuota de amor, mi cuota de desamor,
Mi cuota de ti…

¿Que puedo hacer?
No sé si confirmarlo una vez más,
Mi corazón no necesita visa pasa quererte,
No necesita conexiones, ni puentes.
No sé como hacer cuando ya no estés.
No sé como hacer ahora que estas y que comienza
A deslatarse mi corazón.

¿Lo dejo salir?,
¿Lo dejo ser libre?
Que te quiera y que después resuelva como remendarse,
¿Le coloco botones?,
¿ lo coso con hilos de colores?.

Por favor antes de irte dame un beso en mi osa mayor,
No cierres la puerta tan pronto
Dame un abrazo de despedida,
Enjuaga mi pobre corazón con sudor, con saliva
Con tu olor,
Con tu amor enlatado para otra.

¿Que haré luego con mi cuerpo?
Con mis labios que querrán besarte siempre,
Mojaré mis dedos con las lágrimas, con los vaivenes de la vida
Mojare mis dedos y mi cuerpo,
Con la brisa, con el mar,
Añorándote,
Susurrándote esa palabra que me enseñaste en ese idioma extraño.
No sabes lo difícil que es,
Prohibirle el amor a mi corazón,
Prohibirme ese amor por ti…
¿Cómo haré cuando no despierte junto a ti y a tu mirada diáfana?
A tu sonrisa mañanera, jugosa y amorosa.
Ojala todo fuera como las películas de amor,
Esas historias tontas que hollywood nos ha vendido
Para creer en el amor.
En la que el protagonista
No sube al avión y espera en el pasillo
Y es allí cuando salgo yo corriendo,
Buscándote entre la pista de aterrizaje, y
Te veo de lejos, esperando algo fortuito,
Y me abrazo a tu cuerpo,
Por la dicha de no perderte,
Y “le moulin” no suena tan triste después,
Porque podré, escucharla junto a ti.

--Madrugada del 13 de Marzo 2008--


1, 2, 3, 4, 5…no sé cuantos minutos han pasado desde que te ví.
Busco sin sentido entre tanta gente tu rosto,
Olfateo un poco tu olor a madera y whisky,
tu olor de ti, de ese tú que me encanta.
Por fin te veo caminar de aquí a allá,
Agitado, preocupado.
No has querido saludarme esta noche…¿por qué?
¡Que más da!, me gustan las situaciones difíciles,
Parece que a ti también.
Esto va a resultar interesante.

Sigues de un lado a otro,
Pero no llegas a mi,
Ni a mi mesa,
Ni a mis piernas.

No me miras, no me miras,
¡No me mires!, que me pongo nerviosa,
¡O sí!
por favor mírame, que me gusta el movimiento tímido
de tus ojos paseando por mi rostro,
por mis labios,
por mis ojos…
No sé que más recorren tus ojos cuando me miras,
pero me gusta que lo hagas…

Te has ido de nuevo al otro lado del bar, y no me has mirado.
Me pregunto,
¿Como te sientes allá?,
¿Con quien hablas? ¿De que hablas?
Tendrás las mismas ansias de verme, así sea de lejos,
Como las tengo yo por ti
¿Por que no vienes y te sientas a mi lado?
Podemos beber unas cervezas,
Bueno, muchas cervezas…muchos licores,
Podemos bebernos,
Aquí, así, delante de todos.
No lo vas a creer pero siempre que te veo,
Tengo la sensación que acabamos de hacer el amor a escondidas.

La música me pone más ansiosa,
El jazz y el blues me dan ganas de beber, fumar y tirar…
O simplemente, sensatamente, apasionadamente
Fumar y tirar
Como diría JMS- Fumar y tirar-
Muevo el pie derecho,
haciendo zaz, zaz,zaz , bamboleando al tiempo
con ganas de levantarme del asiento
Y llegar a ti bailando con un poco de jazz, un poco de blues,
un poco de todo eso que suena y me tienta a besarte.



Esta noche el bar parece triste,
Tu rostro también esta así, como triste, como pensativo,
Tu feeling se le impone al bar,
Solo hay viejos, tontos , tu y yo…que somos otra clase de tontos
De esos a los que se les ablandan el estomago,
De esos tontos que han malgastado el tiempo,
Que no luchan,
Que solo esperan…y esperan con cerveza.

Al otro lado de la sala esta mi hombre lobo,
Observándome y lanzándome besos,
lanzándome dardos de amor,
Arañándome el alma,
conquistándome un poco,
Que me devora todas las noches,
que me encanta y me desencanta...
y estas tú y esta él...
y mi mundo es complicado cada vez.

Ahí estas tú, abrazado a mi mente, a mi,
Como una gota que no quiere caer.

Doy tres bocanadas al sexto cigarrillo de la noche.
Miro a los señores que están junto a la barra y que sonríen afilando los dientes con la lengua
cada vez que me levanto del asiento;
parecen una manada de animales hambrientos y timidos.
Me siento como una presa de carne…no quiero sentirme asi,
Asi que pienso en ti.


Camino por el bar lentamente.
Buscando a tientas un poco de ti
La luz parece más opaca,
O son ideas mías que la iluminación cambia?


Llego a la barra.
El hombre rana habla sobre los colores,
Saca la punta de la lengua y se saborea los labios,
Me da un poco de asco, pero lo soporto solo porque estas tú
Frente a mis ojos, y porque te noto nervioso, no me miras cuando te miro,
Pero sé que lo haces cuando yo parezco distraída.

El hombre rana sigue hablando,
Tú has dicho algunas palabras en cuanto al hombre rana,
En cuanto a los colores y a mi piel;
Eso me gusta, eso me gusta.
Hablas con la mirada hacia la nada, tus manos se mueven
Y el hombre rana, sigue mirándome sediento.
Comienzo a impacientarme;
Tú limpias un vaso,
Con la mirada perdida,
¿Qué piensas?
“Yo conozco la salida de emergencia que nos salvara”
Quisiera decirte mientras acaricio tu rostro
Y te convido a perdernos por una semana, entre tus sabanas.

Me has mirado y vuelvo a la realidad,
Te sonrío,
Rozas con tus dedos mi mano derecha.
-¿Qué deseas?- preguntas para sacarme de mi idilio mental.
Levanto mi mirada, y clavo mis ojos en los tuyos.
¿Qué no deseo yo de ti?
Deseo pasar mis dedos por tus labios,
Acariciar con mi lengua tu lóbulo izquierdo,
el derecho también,
¿A quien engaño? Quiero lamer todo tu cuerpo.
Que desmenuces mi nombre con tus dientes.


Deseo que cierres tus ojos y envolverte en caricias
todos los besos que no han nacido, todos los besos que
me he guardado.
Deseo abrazarme a tu cintura,
Susurrarte al oído “In other words, baby, kiss me”
Tengo tanas historias que contarte,
Por ejemplo, que llevo una semana soñándote,
Que tengo miedo de pensarte,
Que tengo miedo de ti, pero me encantas.
Quiero contarte cuantas veces he besado tu cuerpo,
Cuantas veces he dormido abrazada a ti,
Cuantas veces he imaginado esto.
Que en tu labio inferior descansen
Gotas de mi piel.
De tu piel,
De los dos…

Mi corazón ya esta cansado de remendarse,
esta cansado de los hilos,
de los sobresaltos, de los amores, de los idilios,
mucho más de los idilios.
Esta cansado de las lagrimas y de los suspiros,
Mi corazón no conoce tus mordiscos,
ni tus abrazos,
ni tu aliento,
no conoce tus palabras;
esas que pueden desarmarme,
enamorarme,
inventarme.
Por eso comienza a tambalearse cada vez que te veo,
Apresurándose con la arritmia, y la taquicardia emocional para que me asuste.
Y justo cuando me miras a los ojos
esperando mi respuesta,
comienzo a sentir la punzada no sé si de amor, o de dolor.
Lo confieso: No tengo agallas, no tengo cojones por naturaleza, no tengo fé en mi, ni en ti
cuando estamos sobrios.
Esperando a que hallas entendido todo lo que te dije con la sonrisa
Respondo tristemente:
-¿me regalas un piel roja?.