martes, marzo 25, 2008

--Madrugada del 13 de Marzo 2008--


1, 2, 3, 4, 5…no sé cuantos minutos han pasado desde que te ví.
Busco sin sentido entre tanta gente tu rosto,
Olfateo un poco tu olor a madera y whisky,
tu olor de ti, de ese tú que me encanta.
Por fin te veo caminar de aquí a allá,
Agitado, preocupado.
No has querido saludarme esta noche…¿por qué?
¡Que más da!, me gustan las situaciones difíciles,
Parece que a ti también.
Esto va a resultar interesante.

Sigues de un lado a otro,
Pero no llegas a mi,
Ni a mi mesa,
Ni a mis piernas.

No me miras, no me miras,
¡No me mires!, que me pongo nerviosa,
¡O sí!
por favor mírame, que me gusta el movimiento tímido
de tus ojos paseando por mi rostro,
por mis labios,
por mis ojos…
No sé que más recorren tus ojos cuando me miras,
pero me gusta que lo hagas…

Te has ido de nuevo al otro lado del bar, y no me has mirado.
Me pregunto,
¿Como te sientes allá?,
¿Con quien hablas? ¿De que hablas?
Tendrás las mismas ansias de verme, así sea de lejos,
Como las tengo yo por ti
¿Por que no vienes y te sientas a mi lado?
Podemos beber unas cervezas,
Bueno, muchas cervezas…muchos licores,
Podemos bebernos,
Aquí, así, delante de todos.
No lo vas a creer pero siempre que te veo,
Tengo la sensación que acabamos de hacer el amor a escondidas.

La música me pone más ansiosa,
El jazz y el blues me dan ganas de beber, fumar y tirar…
O simplemente, sensatamente, apasionadamente
Fumar y tirar
Como diría JMS- Fumar y tirar-
Muevo el pie derecho,
haciendo zaz, zaz,zaz , bamboleando al tiempo
con ganas de levantarme del asiento
Y llegar a ti bailando con un poco de jazz, un poco de blues,
un poco de todo eso que suena y me tienta a besarte.



Esta noche el bar parece triste,
Tu rostro también esta así, como triste, como pensativo,
Tu feeling se le impone al bar,
Solo hay viejos, tontos , tu y yo…que somos otra clase de tontos
De esos a los que se les ablandan el estomago,
De esos tontos que han malgastado el tiempo,
Que no luchan,
Que solo esperan…y esperan con cerveza.

Al otro lado de la sala esta mi hombre lobo,
Observándome y lanzándome besos,
lanzándome dardos de amor,
Arañándome el alma,
conquistándome un poco,
Que me devora todas las noches,
que me encanta y me desencanta...
y estas tú y esta él...
y mi mundo es complicado cada vez.

Ahí estas tú, abrazado a mi mente, a mi,
Como una gota que no quiere caer.

Doy tres bocanadas al sexto cigarrillo de la noche.
Miro a los señores que están junto a la barra y que sonríen afilando los dientes con la lengua
cada vez que me levanto del asiento;
parecen una manada de animales hambrientos y timidos.
Me siento como una presa de carne…no quiero sentirme asi,
Asi que pienso en ti.


Camino por el bar lentamente.
Buscando a tientas un poco de ti
La luz parece más opaca,
O son ideas mías que la iluminación cambia?


Llego a la barra.
El hombre rana habla sobre los colores,
Saca la punta de la lengua y se saborea los labios,
Me da un poco de asco, pero lo soporto solo porque estas tú
Frente a mis ojos, y porque te noto nervioso, no me miras cuando te miro,
Pero sé que lo haces cuando yo parezco distraída.

El hombre rana sigue hablando,
Tú has dicho algunas palabras en cuanto al hombre rana,
En cuanto a los colores y a mi piel;
Eso me gusta, eso me gusta.
Hablas con la mirada hacia la nada, tus manos se mueven
Y el hombre rana, sigue mirándome sediento.
Comienzo a impacientarme;
Tú limpias un vaso,
Con la mirada perdida,
¿Qué piensas?
“Yo conozco la salida de emergencia que nos salvara”
Quisiera decirte mientras acaricio tu rostro
Y te convido a perdernos por una semana, entre tus sabanas.

Me has mirado y vuelvo a la realidad,
Te sonrío,
Rozas con tus dedos mi mano derecha.
-¿Qué deseas?- preguntas para sacarme de mi idilio mental.
Levanto mi mirada, y clavo mis ojos en los tuyos.
¿Qué no deseo yo de ti?
Deseo pasar mis dedos por tus labios,
Acariciar con mi lengua tu lóbulo izquierdo,
el derecho también,
¿A quien engaño? Quiero lamer todo tu cuerpo.
Que desmenuces mi nombre con tus dientes.


Deseo que cierres tus ojos y envolverte en caricias
todos los besos que no han nacido, todos los besos que
me he guardado.
Deseo abrazarme a tu cintura,
Susurrarte al oído “In other words, baby, kiss me”
Tengo tanas historias que contarte,
Por ejemplo, que llevo una semana soñándote,
Que tengo miedo de pensarte,
Que tengo miedo de ti, pero me encantas.
Quiero contarte cuantas veces he besado tu cuerpo,
Cuantas veces he dormido abrazada a ti,
Cuantas veces he imaginado esto.
Que en tu labio inferior descansen
Gotas de mi piel.
De tu piel,
De los dos…

Mi corazón ya esta cansado de remendarse,
esta cansado de los hilos,
de los sobresaltos, de los amores, de los idilios,
mucho más de los idilios.
Esta cansado de las lagrimas y de los suspiros,
Mi corazón no conoce tus mordiscos,
ni tus abrazos,
ni tu aliento,
no conoce tus palabras;
esas que pueden desarmarme,
enamorarme,
inventarme.
Por eso comienza a tambalearse cada vez que te veo,
Apresurándose con la arritmia, y la taquicardia emocional para que me asuste.
Y justo cuando me miras a los ojos
esperando mi respuesta,
comienzo a sentir la punzada no sé si de amor, o de dolor.
Lo confieso: No tengo agallas, no tengo cojones por naturaleza, no tengo fé en mi, ni en ti
cuando estamos sobrios.
Esperando a que hallas entendido todo lo que te dije con la sonrisa
Respondo tristemente:
-¿me regalas un piel roja?.

2 comentarios:

El Perro dijo...

La noche se caia a pedazos, nena.

Anónimo dijo...

not bad
i like it