miércoles, mayo 28, 2008

Así que...


...Adiós, adiós, adiós pequeño choocokuss…

Alguien,
Alguna vez,
No sé quien, ni cuando,
Me dijo que las cosas que bien comienzan nunca terminan,
Sino que estas se continúan silenciosamente
En el tiempo y el espacio.
En mi memoria,
En tus abrazos.

No sé si quiero creer esa bonita mentira.

Así que todo comenzó;
Tú del otro lado de la puerta,
Yo adentro.
Era de noche: Afuera oscuro
Adentro también.

Tú tocaste la puerta.
Yo escuché el golpe.

Así que eras tú,
Tú lo sabias
Yo no lo sabía.
Un golpe más y la puerta se abriría.

Caminé despacio, para que no huyeras
Yo sonreía, tú también.

Así que comenzó, no te presentaste
No sé si te di la mano,
No sé si me miraste.

Así que comenzó una historia:
Esta historia, inició donde continua.
- No hay más camas. Tendremos que compartir
Dije

Tú, no dijiste nada o al menos eso creo.
Tú al lado izquierdo
Yo al derecho.
Suspiré y creí dormida
Abrazaste, besaste me creíste dormida

Compartimos algo más que una cama:
Tu despertar y el mió
El cielo, la mañana, los buenos días,
La sonrisa mañanera
Un café, quizás, y el cigarrillo.

Ahora duermes a mi lado,
Como cada noche desde ese día
Ya no importa si es del lado izquierdo o derecho.
Abrazado a mí y yo a ti como una garrapata
Que no quiere separarse.

Ya lo temía, tengo que regresar tu mapa
Y tú no regresarás mi corazón.

Así que continua.
Yo te abrazaré tan fuerte que tus huesos me sientan.

Desempolvaré tu cama y tu mochila
Quiero quedarme con las sabanas desordenadas;
Encontré mis zapatos debajo de tu cama
Y mi sujetador sobre la mesa
Despegaré mis sueños de tu almohada.
Encontraré los besos que escondí en los rincones.

Te regresaré las cosquillas y los besos,
Y los buenos días y las buenas noches,
Los dulces sueños y los abrazos por la madrugada.

Con los abrazos lanzaré mis lágrimas
Que bajen de tu hombro y se peguen a tu espalda
Como gotas mágicas.

Así que continua,
Dejaré las risas y los susurros en la entrada del oído derecho
Los gritos, los llantos y la rabia al lado de la cama.

Dejaré un pedazo de mi piel adherido en tu labio inferior
En el cuello los mordiscos
En tu pecho pegaré los sueños de la almohada

En tus manos el mapa
Y una nota enlazada a la punta de tu lengua
Que diga: “no imaginas, no imagines cuanto se te quiere”

Así que quiero que continué,
Así que termina.
Así que lloro,
Me vuelvo pequeña.
Así que te tomo de la mano,
Te abrazo hasta el cansancio,
Te beso como si fuera la última vez.
Y dirás :
-es la última vez.

Y diré
- “Gracias por venir”

Regreso a la cama
Me abrazarás
Te besaré.
Soñaré contigo,
Sentiré tus labios en mi cuello.

Tomarás tu mochila y mis zapatos
Abrirás la puerta
Sonreirás
Yo te miraré (diciéndote “quédate”)
Luego una sonrisa, luego los “te quiero”
Caminaré despacio para alargar el momento.

Así que termina, igual que comenzó
Se cerrará la puerta.

Tú del otro lado
Yo adentro.
Es de día: adentro llueve, afuera el cielo azul.
Tú lo sabes,
Yo no lo sé.
Esta vez no tocarás la puerta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No tienes ni idea de lo mucho que me ha gustado lo que escribiste. Lo he leído y releído ya varias veces... No tengo nada sabio que decir, sólo que espero que lo sigas haciendo.... hablo de escribir, claro está...

as línguas de borboleta dijo...

Los anonimos me confunde, ya tengo un cuasi anonimo que reconozco cuando me postea, pero tu!!! no eres el anonimo que cuasi reconozco...quien eres? para evitar confusiones...
Un saludo.