sábado, julio 26, 2008

Desesperante Sábado Rojo


Me duelen la espalda y los ojos;
Llevo más de 20 horas pegada al borde de la cama con el ordenador sobre la almohada de colores.
No sé que más puede ofrecerme la noche…
Esta vez, no quiero escribir sobre ti, pero bueno, ya que susurre tu nombre sin permiso: un beso y un saludo en tu osa mayor…allá, allá, allá lejos y más lejos.

Los huesos me truenan cada vez que hago un nuevo moviendo para echar la ceniza dentro del cenicero,
o cada vez que muevo la cabeza a ver si hay alguien caminando por la sala...
Tengo esta paranoia de que creer que hay alguien caminando por la sala, pero bueno, a la espera de que algo ocurra o alguien aparezca a arrebatarme de esta adicción a no hacer nada.

Cuando estas tan solo echado en la cama y no haces nada,
El cuerpo siente un cansancio de no sé que…
por ejemplo, yo tengo un cansancio que baja desde la nuca, baja lentamente por los hombros, se esparce a los omóplatos, y así, va caminando pero tan despacio que hasta que duelen las caderas, la espina dorsal, el cerebro...todo... hasta me duelo mismísimamente yo.

Mis dedos bailan,
se mueven al unísono…
Todo es tan aburrido hoy…

Cuando has pasado todo el día sin hacer nada más que estar frente al ordenador,
Comienzas a hacer planes, como los de:
¿Por qué no leer Bukowsky hoy?
O por qué no comenzar con los detectives salvajes?…
-debo retomar aquel libro empolvado que me he dejado debajo de la cama
Y buscaré las canciones, esas canciones que nunca he escuchado pero que hoy, será el día que conozca…
Cuando no has hecho nada en todo el día,
Creo que tampoco te da hambre…
paso los minutos y todo con cigarrillo y un par de vasos de agua.

Lo que si da, es dolor de espalda…
Y no entiendo, no entiendo por que se queja tanto…

Aquí estoy metida contra las sabanas huyéndole al recuerdo
Pero que va, nada pasa…o bueno,
Todo pasa en cámara lenta y se van apareciendo esas imágenes del pasado/presente en el que estuviste…
Si ves?
Por más que pretendo quedarme inmóvil al costado de la cama
No puedo poner mi mente como mi espalda, ni como mis pies…
¿Por qué no te quedas inmóvil?…

¡Qué Bukoswsky y qué Bukoswsky!…
¡Qué Hesse y que na´!
Que Bolaños se quede empolvado un rato más…
¡Oh, Que música que me pone mal!…
¡Deja de meterte bajo mi piel Frank!
¡Que día que ha pasado tan lento!
¿Cuándo es que amanece?
Ya en algún lugar del mundo es de día…
Y la luna hoy me corrompe burlándose de mí…

¿Donde esta ese trago de whisky que aprisiona y ayuda?
¿Donde están los besos mágicos por la web?
¿Por qué google pone:”0 resultados a su búsqueda”
¿Por qué no apago la bombilla azul?
¿Donde esta la maga?
¿Y julio? ¿Y los otros?
¿Por qué me llegan correos de gente que ni siquiera conozco?…

Sinceramente, esto se llama desesperación de un sábado rojo
Ya decía yo, que Milanes se había equivocado en algo…

¿Cuándo podré ver la película de la escafandra y la mariposa?

¿Por qué no quiero hablar de ti, si me la he pasado el día contándome cosas tuyas?
Bueno,
Esta vez lo prometí,
Mejor apago la bombilla azul…

No hay comentarios: